¿Se debe hacer ejercicio con tapabocas?






¿Realmente se puede o se debe utilizar tapa bocas al correr o hacer actividad física en lugares cerrados o al aire libre... Será verdaderamente nesesario, además útil y seguro?


Recientemente un caso de un hombre de 26 años, cuyos pulmones colapsaron luego de correr tres kilómetros con la mascarilla puesta, indica que debemos ser más cautelosos a la hora de usar estos elementos de protección contra el Covid-19.


¿Se puede hacer ejercicio con tapabocas? El tapabocas dificulta que entre el oxígeno al cuerpo e incrementa la presión sobre los pulmones y el corazón, además del correcto intercambio gaseoso.

Aunque muchas ciudades del mundo empiezan a reducir las limitaciones de las personas a la hora de salir a la calle, en casi todo el planeta aún se toman medidas para evitar el contagio del covid-19. Incluso en Wuhan (el epicentro del virus), donde paulatinamente han vuelto a la normalidad, aún salen con tapabocas. Hasta para hacer ejercicio.



Eso hizo Zhang Ping, un atleta de 26 años que corría tres kilómetros diarios antes de la pandemia y que siguió adelante con sus entrenamientos con la tranquilidad de estar protegido por su mascarilla.

A pesar de tener un excelente estado físico, al regreso de una de sus jornadas de ejercicio sintió un fuerte dolor en pecho que con las horas se agravó. Su familia lo llevó al Hospital Central de Wuhan, donde le diagnosticaron neumotórax espontáneo, es decir, un colapso en su pulmón izquierdo que disminuyó su capacidad al 90 por ciento.

No era coronavirus, ni un problema respiratorio de base, todo ocurrió por el tapabocas, que dificulta que entre el oxígeno al cuerpo e incrementa la presión sobre los pulmones y el corazón.


De acuerdo con el diario Daily Mail, en el caso de Zhang Ping, el pulmón empujó su corazón hacia la derecha. Para Chen Baojun, el médico que lo trató, es mejor no utilizar tapabocas si uno se va esforzar mucho a la hora de hacer ejercicio. “Este trastorno suele ocurrir en personas con asma, fibrosis quística y neumonía, aunque también puede representar un peligro para las personas sanas: los hombres altos y delgados de entre 20 y 40 años están en la zona de riesgo”, aseguró el doctor.


De acuerdo con la historia de este joven y a las recomendaciones de la comunidad médica, si vamos a usar un tapabocas para hacer ejercicio debemos disminuir la intensidad y el tiempo que tardamos corriendo, montando en bicicleta o haciendo pesas. “Con estas mascarillas, el paso del aire será limitado, así que el cuerpo tendrá que trabajar más fuertemente para desempeñarse de la manera en que lo haría sin el tapabocas ­–explica a The Philadelphia Enquirer Patrick Davitt, director del programa de Ciencias de la Salud de la Universidad de las Ciencias en Filadelfia–. Entre más fuerte y más rápido respiremos, más nos afectará llevar un tapabocas”.


Por esta razón, si preferimos salir con tapabocas o definitivamente debemos hacerlo por políticas estatales, es clave que oigamos nuestro cuerpo y que no rompamos ningún récord en estos días. Lo recomendable es que no nos exijamos demasiado y hagamos pausas, especialmente si hemos sufrido de asma o si estamos acostumbrados a presionarnos hasta el límite.


Otra idea podría ser utilizar la mascarilla plástica en toda la cara ya que así el flujo del aire es mayor y la protección completa pero igualmente con precaucion.

“La idea es monitorear síntomas específicos –explica Grayson Wickham, terapeuta físico–. Si sentimos mareo, alguna parte del cuerpo dormida, hormigueo o falta de aliento debemos detenernos. Si las personas tienen condiciones previas, como asma,  sería mejor que se ejercitaran en interiores”. Además recomienda que las personas que llevan mucho tiempo sin mover sus músculos pongan más atención y sean más moderadas.


También es importante probar la mascarilla antes de salir. Lo que sugieren los expertos es usarla en casa primero, al menos 15 minutos. Es ideal si, en el proceso, hacemos alguna actividad exigente, para analizar cómo se comporta con el sudor, por ejemplo. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos recomiendan usar tapabocas de algodón en interiores, pero no hay guías con respecto al ejercicio. De acuerdo con la experiencia de Alexis Tingan, profesor de medicina física, rehabilitación y medicina del deporte de la Universidad de Pensilvania, el algodón posiblemente es muy incómodo en estas situaciones, ya que el sudor se queda en la tela y, al final, la mascarilla estará empapada.



Es clave encontrar un material que respire, si buscamos en Internet le podemos apuntar a aquellas que digan “microfibra”.

Si no hay nadie a nuestro alrededor, o además mantenemos la correcta distancia, podemos hacer ejercicio con mayor libertad, especialmente si no tendremos contacto con elementos que otras personas pueden tocar.

Fuente El espectador






196 vistas

Derechos Reservados 2017 © Revista Exotic Sports