NIÑO DE 10 AÑOS QUE NACIÓ SIN BRAZOS, ELEGIDO MEJOR DEPORTISTA EN BOSNIA





Su nombre es Ismail Zulfic, un niño bosnio de diez años de edad, que nació sin ambos brazos y con una pierna deformada.


Sin embargo esto no ha sido ningún límite para alcanzar éxitos, que en la piscina se han convertido en una gran inspiración para todos. Y como no si el solo hecho de imaginarlo nos pone la piel de gallina.


De hecho, ha sido elegido públicamente como Deportista del Año en su país natal, Bosnia-Herzegovina.

La votación, organizada anualmente por el diario "Nezavisne novine", registró un total de 20.000 votos para el joven nadador.




Ismail Zulfic es toda una estrella deportiva en su Bosnia-Herzegovina natal. Tres veces por semana, el joven nadador, que vive en Zenica, en Bosnia central, va en coche junto con su padre Ismet a Sarajevo, donde entrena. Para ello, recorren unos 150 kilómetros entre ida y vuelta.


Zulfic entrena con el club Spid junto con otros 87 menores con diferentes "discapacidades" y atesora ya más de 40 medallas en torneos bosnios y regionales, como el oro ganado en 2017 en Zadar (Croacia) en los 50 metros espalda en el campeonato regional para personas con discapacidades, o en los Juegos Internacionales Deportivos de Belgrado Open 2018 el oro en 50 metros espalda y bronce en 50 en estilo libre.

Pero la relación con el agua no fue siempre de amor. Después de caerse en una piscina de goma cuando era muy pequeño, Ismail pasó varios años con pánico al agua. Pero el encuentro, hace cinco años, con Amel Kapo, entrenador y fundador del club Spid, lo cambió todo.

Pronto se convirtió en una estrella de su país, no solo por sus éxitos sino por la superación de su discapacidad. "Para mí Ismail es un superhéroe, como Hulk. Fuerte, a primera vista incluso terrible, pero en su alma una persona magnífica, tierna", señala Kapo.


"El chiquitín que antes era introvertido ahora se ha abierto, sobre todo desde que se mueve entre la gente, desde que lo reconocen", señala el entrenador. Así, logra "de forma genial compensar sus defectos". "Ismail es pequeño, apenas tiene diez años, y dentro de dos obtendrá el derecho a participar en las competiciones europeas y mundiales. El nada tan bien que solo dos segundos se retrasa de la norma senior para el campeonato europeo (para discapacitados)", indica el entrenador.


Kapo considera que el chico tiene grandes capacidades de avanzar y asegura que "todos los expertos que lo han visto lo ven como un futuro campeón mundial paraolímpico". "Solo hay que mantenerlo en esta senda", asegura.



Los entrenadores de Spid consideran que Ismail está apenas al inicio de lo que podría ser una gran carrera, y lo ven en los Juegos Paraolímpicos de París de 2024 como uno de los favoritos. En el club, los niños entrenan juntos, pero también van juntos al cine o teatro.


"Nuestro objetivo no es sólo formar nadadores sino hacer de los niños miembros igualitarios de la sociedad, gente que en el futuro pueda trabajar, no vivir de ayudas sociales, participar en la construcción del Estado y no depender de él", concluye el entrenador de Ismail.


Sin duda estas historias maravillosas que nos llenan el espíritu de motivación e inspiración completa.


Fuente planeta Triatlón



12 vistas0 comentarios