Montañista da positivo por COVID-19 en campamento base del Monte Everest





El caso resulta ser una tragedia para los nepalíes, quienes apenas reabrían sus puertas para la industria del turismo, zona muy afectada a causa de la pandemia y que los obligó en 2020 a cancelar la temporada.


El coronavirus ha conquistado la montaña más alta del mundo. Un alpinista noruego que aspiraba alcanzar la cima del Monte Everest fue hospitalizado en Nepal tras dar positivo por COVID-19, lo que significa un duro golpe para las esperanzas locales de reanudar las actividades en el techo del mundo. Tras una temporada 2020 destrozada por la pandemia, que devastó la industria del turismo, Nepal flexibilizó recientemente las cuarentenas para los visitantes, con la esperanza de recibir a los montañistas nuevamente en la temporada que recién comienza.

En su página, el escalador noruego Erlend Ness, quien se encuentra en un hospital de Katmandú, compartió fotos del campamento base del Everest, a 5.364 metros, y un video de su evacuación en helicóptero el 15 de abril.

Un hospital de Katmandú indicó que hay más casos de COVID-19 provenientes del Everest: "No puedo brindar detalles, pero algunos evacuados del Everest dieron positivo", señaló Prativa Pandey, directora médica del hospital CIWEC de Katmandú.



El oxígeno disminuye en la altura, por lo que la respiración es más difícil allí, lo que aumentaría el riesgo médico para los montañistas infectados por covid. La cadena de televisión noruega NRK, habló con Ness sobre el tema: "Realmente, espero que nadie se infecte con coronavirus en las altas montañas.


Es imposible evacuar personas en helicóptero cuando se encuentran a más de 8.000 metros", señaló Erlend Ness.

Dawa Steven, sherpa -o guía de montaña en el Everest- y patrón de la empresa Asian Trekking, indicó que en el campamento base todos están muy inquietos: "Cuando nos enteramos que podría haber un caso de COVID-19 en el campamento base, todo mi personal y otros redoblaron sus esfuerzos para cubrirse el rostro, desinfectarse las manos y evitar contactos cercanos con el resto", afirmó.


El drama de la pandemia para el turismo en el techo del mundo, al parecer continuará... El año pasado, la pandemia surgió apenas antes del comienzo de la temporada de montañismo, lo que obligó a Nepal a cerrar sus fronteras. El impacto de esto fue devastador para miles de personas, desde los guías hasta los hoteleros, que ganan su vida con estas actividades.



Antes de la pandemia, por otra parte, Nepal luchaba para enfrentar el flujo masivo de montañeros al Everest, que a veces tiene consecuencias fatales. El ministerio de Turismo estableció nuevas reglas que limitan el número de personas que escalan la cima del Everest en cada 'ventana climática', para evitar otra temporada más de accidentes.


En 2019, la temporada primaveral para escalar hasta "la cima del mundo" dejó once muertes, cuatro al menos atribuidas al hacinamiento de escaladores. Para esta temporada, Nepal ya había otorgado 377 permisos de escalada, y se esperaba que el número superara los 381 de 2019.


Fuente DW español



18 vistas0 comentarios