La epidemia de la obesidad y el gran riesgo para el Covid-19





El papel de la obesidad en el COVID-19


Durante esta pandemia mundial se ha logrado evidenciar que uno de los principales factores, y de mayor riesgo a nivel mundial son las personas con obesidad, la cual también predispone a padecer diabetes e hipertensión. En concreto, los estudios muestran que la obesidad es un factor de riesgo para la hospitalización, el ingreso en UCI y el desarrollo de consecuencias graves que llevan a la muerte, en caso de enfermedad por COVID-19


Datos procedentes de Francia de personas ingresadas con COVID-19 indican que los pacientes con obesidad severa (IMC ≥ 35) requieren con más frecuencia de ventilación mecánica invasiva, frente a los pacientes sin este padecimiento independientemente de la edad, el sexo, la diabetes y la hipertensión arterial  En el mismo sentido, un estudio de 4.103 pacientes con COVID-19 en Nueva York asocia significativamente la obesidad con la necesidad de hospitalización y el estado crítico de los pacientes (cuidados intensivos, ventilación mecánica y/o muerte).



En este estudio, la prevalencia de obesidad en los pacientes hospitalizados fue de un 40%, mientras que en el grupo de los no hospitalizados fue del 15%. Otro estudio reciente de 16.749 pacientes británicos confirma que la obesidad se asocia con un riesgo elevado de morir por COVID-19.


Algunos estudios sugieren que la obesidad podría ser un factor muy importante a tener en cuenta en las personas más jóvenes. Un estudio de 3.615 pacientes en Nueva York puso de manifiesto que la obesidad se relaciona de manera significativa con la admisión hospitalaria y la admisión en UCI entre los pacientes menores de 60 años.


En el mismo sentido, los resultados de otro estudio demostraron una mayor prevalencia de obesidad entre los pacientes ingresados más jóvenes. En concreto, esta fue del 59% en el grupo de 18-49 años, 49% en el grupo de 50-64 años y 41% en el grupo de ≥ 65 años. Sin embargo, estos estudios no ajustaron por el efecto de otras comorbilidades.




Además, las tasas más altas de hospitalización entre las personas con obesidad se pueden deber en parte a la mera percepción de estas personas como un grupo de riesgo por el personal sanitario.


El papel de la obesidad entre los pacientes más jóvenes debería seguir siendo investigado, considerando otros factores como las comorbilidades y el tratamiento administrado, y en relación con otros resultados como la necesidad de ventilación mecánica o la muerte.


Se debe tomar conciencia que el sobrepeso y la obesidad no son un problema estético, va mucho más allá.  Debido a las afecciones que la acompañan, los riesgos de sufrir alguna complicación se multiplican al verse expuestos a un virus u otras afecciones” así lo expresó Victor Nolasco, Gerente Médico de Novo Nordisk CLAT.

De acuerdo con la OMS, aproximadamente, 1 de cada 6 personas que contraen el COVID-19 desarrollan una enfermedad grave y presentan dificultad para respirar. Estas personas son las que padecen afecciones médicas subyacentes, como hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes.



“Las personas que tienen sobrepeso u obesidad pueden tener comprometidos el sistema inmune, el cardiovascular o respiratorio derivados de su condición, lo que implica que al tener que enfrentarse a una afección como el COVID-19, tengan menores recursos para que su cuerpo desafíe la enfermedad, y por tanto mayor riesgo de complicación. Por ejemplo, una persona con diabetes puede tener daños en órganos como los riñones o el corazón, por tanto, si ya tiene comprometidos estos órganos enfrentar una infección como el COVID-19 puede no ser posible para su cuerpo” aseguró Nolasco.


En 2016, más de 1900 millones de adultos tenían sobrepeso y más de 650 millones eran obesos en el mundo, por lo que 2017 ya era una epidemia y para 2025 la OMS proyecta tener un 25% menos de ese padecimiento en la población mundial. Cada año mueren, como mínimo, 2,8 millones de personas a causa de la obesidad o sobrepeso.


En Costa Rica 8 de los 24 fallecimientos se debían a personas que padecían hipertensión y diabetes.


Las recomendaciones para estos padecimientos son como ya sabemos mejorar al 100% la calidad de vida de la persona con actividad física, buena alimentación y un sistema inmunologico fuerte.



Referencias


Sociedad Española de Obesidad (SEEDO). Recomendaciones para una rutina saludable en confinamiento; 2020 [consultado 5 May 2020]. Disponible en https://www.seedo.es/images/site/SEEDO_RECOMENDACIONES_CONFINAMIENTO.pdf

www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7247450

OMS World Health

182 vistas

Derechos Reservados 2017 © Revista Exotic Sports