Como influyen las horas de sueño y el rendimiento deportivo




Dormir es una de las actividades más importantes que realizamos a lo largo de nuestra vida por algo son al menos 8 horas o incluso más las que deberíamos dedicarle, de hecho es considerado el tercer aspecto más importante en la escala de prioridades del ser humano.  esto supondría que a lo largo de nuestra vida habremos dormido unos 23 años, es decir, pasaremos aproximadamente un tercio de nuestra vida durmiendo.


Solo ese hecho ya marca algo primordial y ahora más si está relacionado con el deporte, el rendimiento y la recuperación.

De sobra sabemos todos que dormir bien es imprescindible para mantener y alimentar nuestra energía vital, y es que todos en algún momento hemos vivido una situación en la que nuestro sueño se ha visto afectado y como consecuencia nuestras capacidades vitales se han visto alteradas, concentración, humor, apetito,existen efectos fisiológicos como la disminución de las defensas, intolerancia a la glucosa que implica más riesgo de hiperglucemia y de diabetes adquirida y efectos psicológicos como la depresión y falta de motivación para cualquier tarea y mucho más.


Mientras dormimos nuestro cuerpo se repara tanto física como psíquicamente de toda la energía que ha gastado durante el día.


Según diversos estudios, si dormimos menos de 6,5 horas al día disminuyen los niveles de las hormonas de regeneración.

A la hora de practicar deporte hay tres factores fundamentales que determinan nuestro progreso: el entrenamiento, la alimentación y el descanso. Y es que muchas veces no se da la importancia que merece al descanso, el cual nos permitirá cargar las energías necesarias para posteriormente rendir al máximo durante nuestro entrenamiento.




Sueño y rendimiento


Hay que tener en cuenta que durante nuestras horas de sueño, concretamente durante la tercera y cuarta etapa del ciclo del sueño se produce el 95% de la cantidad diaria de la hormona del crecimiento.


La hormona del crecimiento es de gran importancia cuando entrenamos debido a que tiene un papel clave en la reparación del tejido muscular y de los huesos, repercute en el aumento de masa muscular, e influye en la quema de grasa como combustible.


Cuando una persona no duerme las horas necesarias, su nivel de hormona del crecimiento disminuye y da lugar a la concentración de otra hormona conocida como la “hormona del estrés” haciendo más difícil la recuperación tras los entrenamientos e incluso aumentando el cortisol y al mismo tiempo el peso.

Por lo tanto ya sabes toma un té relajante, procura descansar las horas adecuadas, planifica cenas y comidas que no te causen molestias, no te duermas con el teléfono ni el celular y descansa felizmente.


Fuente Fisicoweb





195 vistas

Derechos Reservados 2017 © Revista Exotic Sports