Autismo y running una buena experiencia, Logan no tiene excusas a sus 18 años y 2h 55 en el maratón

Autismo y running una buena experiencia, Logan no tiene excusas a sus 18 años y 2h 55 en el maratón de Richmond, rompiendo los paradigmas del espectro Autismo.

A sus 18 años ya sabe que el autismo no es una excusa para nada y es más bien un ejemplo para mucho otros, Logan termino la maratón de Richmond en 2h55 Maratón de Richmond, celebrado en noviembre pasado un joven rompía todo estereotipo de esta enfermedad y lograba su meta de 42 kms 195.

Logan Thomas, tomaba la mano de Chris Hauger (Su liebre personal) éste llevándole a alcanzar la ansiada y gloriosa meta del maratón. Pero Logan no es un corredor cualquiera. Además de su extraordinaria juventud para una distancia como la maratón, Logan Thomas estaba intentando convertirse en el segundo corredor masculino de las Special Olympics en clasificarse para el Maratón de Boston.

Special Olympics es una organización deportiva internacional que organiza eventos deportivos con personas con discapacidad intelectual teniendo como meta desarrollar la confianza en sí mismas y sus habilidades sociales mediante el entrenamiento y la competición deportiva. Fuente planeta triatlon.

Es un chico diagnósticado a la edad de un año y entiende y capta de una manera asombrosa todo a su alredor, incluso aprendió idiomas con sólo guías de videos en línea, su detalle es que le cuesta expresar sus emociones y un poco la comunicación, pero no hay duda que la pasión del deporte se lleva en el corazón y para eso no ocupas palabras más allá de sentirlo y vivirlo. Con 16 años debutó en media maratón (1h27) Logan estudia en una escuela de educación especial en Baltimore. Allí se sintió especialmente atraído por el club de atletismo. Cuando empezó a entrenar, sus padres notaron cómo no solo era muy bueno corriendo, sino que también le sentaba bien y le calmaba. Con solo 16 años, Logan corrió el Baltimore Half Marathon con su padre y ganó su grupo de su edad con un tiempo de 1:27. También corrió dos maratones completas antes de la Maratón de Richmond, con una marca personal de 3:14 en la Maratón de York. Para el padre de Logan, sus logros van más allá de mostrar su talento innato para correr. Es demostrar que no hay límites y que puede transformar su vida y la de muchos otros. Darek cree que Logan puede ayudar a cambiar la percepción hacia los niños con necesidades especiales. Logan es un gran atleta, como ha demostrado hasta ahora, sin embargo sus límites físicos son difíciles de predecir: carece de la comunicación necesaria para dar información sobre sus esfuerzos en carrera. Sin embargo, cada vez corre más rápido. Por eso, el padre de Logan le puso a su hijo el objetivo de bajar de las 3 horas en la maratón de Richmond en noviembre y clasificarse para Boston. Y aunque Darek era un buen un corredor y triatleta, sabía que no podía seguir el ritmo de su hijo en maratón. Por eso, buscó una buena liebre que pudiera marcar a Logan un ritmo de 4'10/km. Una liebre que funcionó a la perfección. Llegado el momento de máximo sufrimiento, cuando tu cabeza te dice que te pares, Logan pidió a Chris que le tomara la mano durante unos segundos durante los últimos kilómetros. Cuando Logan cruzó la línea de meta en 2:55:28, mantuvo la misma emoción que había mostrado durante toda la carrera, pero no pareció comprender el significado del tiempo. El padre de Darek no pudo evitar el romper a llorar al ver la magnitud del logro de su hijo, que no podía darse cuenta de la hazaña conseguida. Este registro de 2:55:28 sitúa a Logan en la historia de esta prueba y con una muy probable clasificación a la histórica Maratón de Boston de 2021. Algo que muy pocos corredores conseguirán nunca. La prueba está en las clasificaciones finales y es solo el principio de su historia: Logan es un atleta con mucho más talento y habilidad que discapacidad. Una vez más se demuestra que el deporte es pasión, entrega y una fuerza que mueve el cuerpo a través del corazón.

Fuente. Megan

Revista Deportiva Exotic

55 vistas

Derechos Reservados 2017 © Revista Exotic Sports